El don de la música extremada

Lo último en la expedición del director y compositor Pedro Halffter es echarse a dialogar con el Ulises de Joyce. No con el escritor irlandés exactamente, sino con su mítico artefacto (lo del Finnengan’s Wake es distinto: una expedición aún por investigar). Entrarle a la escritura de Joyce con una partitura (para celebrarla, para descifrarla) es como proponerse levantar el Empire State con un solo de clarinete. Cualquier osadía de ese tonelaje merece el respeto del respetable. Thank You, Mr. Joyce, lo tituló. Pedro Halffter viene de un linaje de músicos y creadores que hacia atrás abarcan casi 200 años. En España son aún pocos los que salen disparados a los atriles con una batuta como aleta caudal. Este es un país de bandas más que de sinfónicas. Y eso también tiene su mérito, su interés y su gracia. Halffter (el que nos ocupa) estudió en Alemania y allí se fue dibujando como director de orquesta. Forma parte de la primera fila de butacas de jóvenes europeos del oficio. En la música, en la poesía, en la arquitectura y en alguna otra disciplina de escasa vocación espectacular (la arquitectura mejor es la que da menos titulares) se es joven hasta que un día despiertas y eres el calco del abuelo en el espejo de la Vespa. Mérito del lento madurar, supongo. Halffter acumula un repertorio de composiciones en busca de sonido propio. Investiga. No teme, que es la condición esencial para construir algo en la vida. Lo que sea. Antes que a Joyce rindió homenaje a Fray Luis de León, que escribió el mejor poema del Siglo de Oro en homenaje a un músico, Oda a Francisco de Salinas: «El aire se serena/ y viste de hermosura y luz no usada,/ Salinas, cuando suena/ la música extremada,/ por vuestra sabia mano gobernada». Eso es, la música extremada. Bien lo sabe Halffter (Pedro). O por decirlo a la manera de Robe Iniesta, una dulce introducción al caos.

Fuente: http://www.elmundo.es/cronica/

 

Compartir es valorar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − trece =